Un fenómeno mortal para la intimidad que tanto anhelamos en silencio. Es un arma letal que mata lentamente nuestra sexualidad haciéndonos cada vez más vulnerables a aislamiento de nuestros seres queridos.

También es conocido como trastorno de aversión sexual o deseo sexual inhibido.

Es un trastorno en el que la norma es evitar la intimidad sexual con otras personas.

Según los expertos, se trata de una reacción a un trauma previo que se presenta muchas veces en personas que han sufrido abusos y por ende se encuentran incapacitados para confiar en los demás y por lo tanto no permiten que se acerquen física o sexualmente.

La anorexia sexual es un estado obsesivo en el que la tarea física, mental  y emocional de evitar el sexo, domina la propia vida. Esta condición se alimenta de la traición, la violencia o el rechazo.

La anorexia sexual es una adicción sexual porque es un refugio al dolor y además está categorizada como una enfermedad dentro del espectro de disfunción sexual que se diagnostica por un patrón de comportamiento y aparece en el código 302.72  del Manual de Diagnóstico y Estadísticas de Desordenes Mentales de los Estados Unidos.

Esta condición puede ser desarrollada tanto en hombres como mujeres.

La persona que padece de anorexia sexual desarrolla actitudes rígidas o críticas hacia la sexualidad propia o ajena. Vive en vergüenza extrema y odio hacia su cuerpo. Esta crea un comportamiento obsesivo por la forma en que debe evitar un acercamiento sexual hasta el punto en que interfiere con la vida normal. Aveces esta obsesión con exiliarse de la sexualidad puede haber sido el resultado de un abuso sexual o un trastorno dismórfico corporal. Es por eso que la persona que desarrolla esta condición se vuelve experto camuflando sus síntomas con excusas y tácticas para evitar los encuentros con su pareja, acostándose temprano, descuidando su apariencia física, dedicándose de manera obsesiva al cuidado de los hijos; buscando ocupar su mente en cosas que anestesien el dolor producido por esta enfermedad letal.

Por lo general, estas personas han formado parte de familias poco afectuosas con cuadros de adicción o conductas destructivas. Muchas de las personas que sufren de este mal, ignoran la dinámica oculta que los maneja, y sufren en silencio, por causa del temor cultural a fallarle a su pareja, que a su vez los hace vulnerables a refugiarse en la pornografía.

La anorexia sexual es alimentada por la ausencia de intimidad emocional en la pareja, que es lo que produce la capacidad de arriesgarse a confiar uno del otro en la relación sexual.

Aceptar la sexualidad es algo tan necesario y sano como lo es el apetito a la alimentación, no solo fue dado por Dios para procrear mediante el acto sexual, sino también para disfrutar de el. El sexo es un regalo de Dios para el matrimonio, creado por El, como algo bueno, con el propósito de reflejar La Trinidad, Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo en uno; así como se convierten en una sola carne, el hombre y la mujer por medio del acto sexual.

Solo por medio de una intimidad real con Dios encontraremos el antídoto para acabar con este fenómeno mortal llamado Anorexia Sexual.

Es por eso que en XXX Libre te guiaremos a como escuchar la voz de Dios y de esta manera ofrecemos ayuda para todo aquel que ha sido quebrantado en el área sexual y así obtener las herramientas para lograr una genuina intimidad en tus relaciones interpersonales haciendo a la persona cada vez más vulnerable a confiar y así tener la mejor relación sexual con su conyuge.

por Karina Gil

Co-fundadora XXXlibre

Leave a comment