ME COMÍ LA MANZANA

ME COMÍ LA MANZANA

Me comí la manzana y ahora qué hago? Desde la creación del mundo, las mujeres hemos sido “culpables” por haber “comido” aquel fruto prohibido o la “manzana” del pecado en el jardín del edén. En muchas ocasiones me he preguntado: ¿qué hubiera pasado con la historia si Eva no toma y come de aquel fruto? ó ¿qué estaría pensando ella cuando vio la manzana colgada en el árbol prohibido? ¿De verdad el fruto era tan apetecible? Y al no tener respuestas, llego a la misma expresión de siempre ! ya no podemos devolver el tiempo seguiremos siendo culpables y la manzana siempre será el fruto de la discordia !. ¿Realmente el problema fue la “manzana”? Tratemos de remontarnos a la historia y ubicarnos en el Jardín del Edén, según el relato bíblico era un lugar maravilloso, espléndido, todo era perfecto, nada faltaba, estar ahí era literalmente vivir el paraíso en la tierra.

Todo era permitido, menos una cosa! Una simple regla condiciona aquel lugar: 15 Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que lo cultiva y lo cuidara, 16 pero claramente le dijo: «Puedes comer de todos los árboles que hay en el jardín, 17 pero no del árbol del conocimiento del bien y del mal. Si comes de ese árbol, te juro que morirás»¡Era simple y fácil de cumplir! Ellos tenían tantas opciones para comer, había toda clase de árboles con mucho fruto pero solo uno era prohibido: el árbol del bien y del mal. (Génesis 2:15 TLA) ¿Fue la curiosidad o nuestro deseo de querer controlarlo todo? Esta bendita manía que tenemos las mujeres de querer tener lo que no se puede, ¿No les ha pasado que tienen un vestido pero les gusta más como le queda a otra mujer? ¿No han deseado los zapatos de otra chica? Algunas mujeres hasta prefieren el esposo de otra solo por el placer de conquistar lo que no les pertenece; Parece que lo prohibido se hace atractivo a nuestros ojos.

¿ Es un error de la creación? ¿Podríamos decir que tenemos un defecto de fábrica o fue una falla de la creación? ¿Será que Dios se equivocó al colocar esa característica en nosotras? ¿Cuantas veces desear lo que no podemos tener o lo que está prohibido nos ha metido en problemas? Y 2000 años después…Lo que hizo pecar a Eva es lo mismo que nos hace caer hoy en día, han pasado más de 2000 años y seguimos cometiendo el mismo error; Tomamos decisiones equivocadas ¡Volvamos a la manzana! El pecado no fue comerla, Eva ya había pecado antes de tomarla en sus manos! Lo hizo cuando tomó la decisión de comer el fruto de aquel árbol…la manzana solo fue la respuesta o manifestación física a esa decisión……….Y esta es la parte que no hemos entendido…Son las decisiones que tomamos las que afectan nuestro destino. Siempre tendremos una manzana que nos mostrara lo apetecible, lo rico que puede ser comerla o elegir su camino.

Me he preguntado, si Eva tuvo tiempo de pensar entre el momento que decide en su mente y el instante que toma la manzana para comerla. Y es entonces que recuerdo las muchas veces en las cuales como Eva he comido la manzana (creo que ya son varias)….y no recuerdo haber tenido ese momento de reflexión o advertencia en mi mente, trato de buscar cual fue el último momento de lucidez que tuve antes de caer en la tentación y la verdad no lo encuentro. ¿Por qué? Volvamos al jardín del edén…Eva había decidido comer del fruto prohibido mucho antes En el paraíso, cuando Dios hablaba con Adán todos escuchaban, así que cuando Adán recibió la instrucción de NO comer del árbol del bien y del mal los animales también la escucharon. También Dice la biblia, que la serpiente era más astuta que cualquier otro animal y un día cualquiera (uno de tantos) le dijo a Eva: ¡Con que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín! (génesis 3:1, TLA) Según la RAE (Real Academia de la Lengua Española), el significado de astutos: Agudo, hábil para engañar o evitar el engaño o para lograr artificiosamente cualquier fin. ¿No creen ustedes que la serpiente venía observando a Eva mucho antes de poder acercársele? ó ¿Creen ustedes que esa fue la primera conversación que tuvieron? La respuesta es No.

La serpiente no se arriesgaría a tentarla si no supiera que podría tener alguna posibilidad de éxito, eso hace parte del alguien que es astuto. Esto me hace creer que Eva venia divagando con la idea en su mente desde varios días atrás, Tal Vez caminaba alrededor del árbol aumentando su curiosidad, preguntándose ¿qué pasaría si…? Solo era cuestión de esperar hasta que sucediera lo inevitable. Nuestra Realidad Esto es lo que a diario nos pasa a muchas mujeres, divagamos con ideas absurdas en nuestra mente, aumentando la ansiedad y la curiosidad hasta lograr que se conviertan en acciones que destruyen nuestra verdadera identidad. La biblia dice que fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios, es decir, que tenemos el mismo ADN del creador, sin embargo, Eva lo olvido completamente, porque la serpiente le ofreció el poder ser igual a Dios y esto era algo que ella ya era, ¿entonces que paso? Eva había perdido su identidad…sus pensamientos habían hecho que ella olvidara quien era realmente.

Tomar la manzana fue la acción que definió la nueva identidad de Eva, una identidad muy lejana y distinta de lo que Dios había creado en el diseño original. Toda MujerEva necesita una manzana Una manzana cambio la historia de la mujer y la humanidad para siempre! Hay momentos en nuestra vida donde tendremos esa “manzana” en nuestras manos….una que nos definirá un futuro… Que harás tú con la próxima manzana que llegue a tu vida? Es tiempo de trabajar en tu identidad, no la que el mundo define, sino aquella que está dentro de ti en tu ADN natural.

SI TE PREGUNTAS ESTO…Sé que te estás preguntando: ¿cómo se cuál es mi verdadera identidad como mujer? ¿cuáles son los parámetros que deben definirme?

1. Quiero decirte que no tenemos un defecto de fábrica… fuimos hechas a imagen y semejanza de Dios así que no hay error en nosotras.

2. Entonces, ¿Dios sabia al hacernos que tomaríamos aquel fruto? SI,así es! Dios ya sabía lo que haríamos,

3. Si Él sabía que pecaríamos ¿por qué nos hizo así? Esta pregunta la he hecho a Dios muchas veces, tal vez hay mejores respuestas a esta , pero creo firmemente que fue parte de su plan desde el inicio.

4. O sea que, ¿Dios quería que pecáramos? No, en lo absoluto, Él nos dio algo que se llama libre albedrío, la capacidad de poder decidir, de poder escoger entre lo bueno y lo malo. Nos ama tanto que su plan siempre fue darnos esa libertad de poder amarlo y servirle por nuestra voluntad y deseo.

5. Entonces ¿porqué Dios no lo evito, si sabía que Eva tomaría aquel fruto? Él es el principio y el Fin. El ya conocía las intenciones de la serpiente y las decisiones de Eva, así que El también diseño un plan…uno que no podía fallar!! Uno que se ejecutó mucho tiempo después y no falló: Jesús!

 

adminevamagazine

About the author:

CONTACT THE AUTHOR:
Categories: HISTORIAS

No comments yet.

Leave a reply

Reset all fields